DRAMATURGIA Y PROPUESTA COMUNITARIA

El colectivo de actrices de la Casa de la Cigarra, decide  para comenzar este proceso de montaje  hacer un taller de dramaturgia virtual con del dramaturgo y director Enrique Espitia, donde se consolida una nueva visión y se obtiene un primer texto propio de la obra Caballo, esta tarea fue liderada por Natalia García quien cuenta con mayor afinidad para escribir.

Caballo, termina siendo una  creación colectiva desde el texto,  construido por todas las actrices, donde se suman los elementos cómicos propuestos por Johanna Cruz, el trabajo del verso que aporta  Lorena Contento. Esta diversidad y poder juntas,  vibrar en una misma sintonía, es la primera riqueza de esta propuesta artística. 

 

El texto cuenta con diálogos, acciones y momentos de narración hablados y cantados, está pensado para los niños y en general la familia, con momentos de participación del público, donde se integra como personaje activo en el desarrollo de la historia, tiene una estructura clásica donde lo más importante es la transformación del protagonista y todas las vicisitudes que debe pasar para alcanzar su objetivo. Los Chulos son los narradores de la historia, siempre a la espera de la muerte de este artista, del más frágil.

PUESTA EN ESCENA CON LA COMUNIDAD DESDE LA VIRTUALIDAD

La pandemia y en especial el aislamiento, evidencio la precariedad de los artistas, eso hizo que se gestaran de manera independiente en el municipio de El Colegio, procesos de organización que si bien comparados con otros municipios son incipientes, son de gran importancia, pues se construyó un directorio, se generó una franja virtual (El Fogón) para visibilizar estas acciones aisladas. Todo esto se dio gracias  a las clases  virtuales que se realizan con niños a través de la escuela de la casa, los perifoneos  con los vecinos para pasar los toques de queda, los programas radiales para los niños, las clases teatro por facebook, todas esta acciones han generado una relación muy fuerte con la comunidad desde la virtualidad y la distancia física, que no mengua la cercanía con el arte,  por eso es necesaria valorarla y vincularnos desde la virtualidad.

 

En esta obra teatral “Caballo” integrar la comunidad artística y la comunidad cercana al teatro es una gran apuesta, creer en la colectividad como medio para resolver dificultades, pensar en el teatro que convoca a las artes.  Desde el mes de Julio se inició con la tarea de crear desde la virtualidad, ya en septiembre los encuentros con todos los protocolos de Bioseguridad dieron forma a la puesta y se espera que con este recurso se pueda hacer una obra digna de todos los sueños, aportes y esfuerzos que desde los pueblos se generan y que son invisibilidades 

Link con fotos y la bitácora del montaje